25/6/10

Arcano Cero

La furia del loco es inmune a la condena,
ya lo decía Mickey Rourke en Rumble Fish
- la ley de la calle-
por tanto: no se juzgue al loco.
El loco vive en la dimensión de las partículas de los ojos
en el vapor de un cielo de verano.
Vive el loco en las miserias ajenas
en los esclavismos ajenos
en los grilletes ajenos
en las leyes que hombres ajenos escriben
para darle nombre a las rosas,
para enterrar las piedras que Alejandra
extraía con sus manos.

No soy poeta, claro. Ya me gustaría a mí
estar tan loca como él:


El ojo del sur levanta su antorcha
una vez más, por el loco. Yo, modestísima aprendiz de tarahumara
levanto una tea desde mi posada.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

nenabrúx: una adhesión que, desafortunadamente, los locos no podrán resibir... pero bien hecha, bien facturada - aunque los poetas jamás piden disculpas por los versos que escriben, etc...
sabés? cuando era muchacho admiraba como vos ese tiempo artaud-tarahumara... luego ( la vida tiene la misión psicoanalítica de desilusionar ), a
enterarme que la estadía del poeta había sido de sólo 9 meses ( un tiempo de preniés!, dirás...),
me desencanté un poco... eso no hase que hoy te de la enhonrrabuena!

R.A.B dijo...

Poni, obviamente, que lo de aprendiz de t. es más una hipérbole que una realidad. Un juego de asociaciones con las temáticas que me gustan. ¿Así que estuvo 9 meses? Igual creeme que un viaje de 4 horas con las mágicas criaturas vegetales puede equivaler a 9 años de terapia... Luego, hay quienes afirman que fue el hongo el que le dio al hombre el lenguaje. Así que cuando vayas al campo cuidado con lo que comés :)
Salud y poesía, poeta. Y bienvenido :+

Anónimo dijo...

Ignoro cómo llevaría Artaud el tema peyote-tarahumaras, pero no es recomendable el uso de plantas de este tipo para personas afectadas por enfermedad mental, eso seguro. Quizá haya estado poco tiempo con ellos, si es que nueve meses puede considerarse poco porque ¿cuánto tendría que haber estado?¿14 meses, 3 años, 30 años? No creo yo que sea una cuestión de tiempo. Ya el cambio de "dimensión" (me apunto a tu verso Rab) de un continente a otro, en esa época, y para alguien como Artaud, debió resultar todo un trip. Hay quienes achacan sus males a los electroshocks que le daban. Lo que no sé es en qué período de su vida estuvo con la tribu mexicana, eso no lo he investigado, pero si fue después de los electro debió pegarse un cuelgue de tres pares de narices, digo yo. Dudo que el peyote y los electro sean compatibles.
Salud con merde
S

R.A.B dijo...

No son compatibles, eso, fijo.
Sin embargo, la locura y la poesía sí que lo son. La locura de Artaud, que es la del orate y el chamán más allá de toda ley, le da libertad absoluta a las letras.