15/11/10

Tiger




ruge el tigre, y al rugir
soy por vez primera lo que Es
sin sentido
sin soy
sin no soy
soy animal libre que nada es y lo es todo,
ruge él a través de mí siendo todo capaz de crear
de amar
de morder
y masticar,
corre el tigre a través de la selva
y brama, iluminado
bajando por canales
cayendo a través de las eras con el sigilo brutal
de las bestias,
ruge el tigre y al rugir procrea el mundo
se destila la molécula
y muta
se rompe
se desvelan las vidas y las muertes olvidadas
en el claustro de los que viven muertos,
ruge el tigre
amniótico profundo aterrador
frenético el tigre que baja por la noche
subiendo por el alba eterna de los siglos
sin árbol y sin ciencia, sin bien y sin mal:

inocente soy
aunque me rompa en pedazos
cuando ruge en mí el universo que canta.

5 comentarios:

Raticulina dijo...

Ruges como el Tao, entre tigres y leones.

(una maravilla, Rousseau)

Analía unblog dijo...

Frenético, es como el amor, no da tregua...
:o)

Antonio Tello dijo...

El rugido del no ser, mientras esperamos, inocentes, esa presencia que nos anima.

tula dijo...

Bueno, que bien, así están las cosas ...
un beso.

RAB//. dijo...

jajajajajaj Tula... así están, sí...

Antonio: si no entiendo mal, aunque te parezca estraño es todo lo contrario :)

Rat: le has dado, como siempre.

Anita, el amor no da tregua ¡pero qué linda es la libertad! (que da el amor en serio).

Esto me pasó realmente en una experiencia entéogénica, lo aclaro porque me parece que se hace necesario :) ¿Tiene conciencia de si la creación, o sólo adquiere conciencia cuando nosotros la procreamos?

Besos a todos :+