13/11/10

La dictadura de la percepción



Como dijera Anton LaVey (aunque también pudo haber sido Alistair Crowley): la televisión es la  herramienta de adiestramiento más efizaz creada hasta hoy. Claro que hablamos de los años 60, siglo pasado y agua pasada ya. 
El poder de la imagen que entonces tuviera la caja catódica, hoy lo tiene YouTube. Desde hace tiempo se viene notando que la red goza de un poder insospechado. No cabe duda de que a esta gente la cosa se le fue de las manos. Pero como son más listos que el hambre la retienen, la absorben, la digieren y nos la revuelven asimilada y con nutrientes.
Vemos que la NewAge posee doble faz: mientras por una parte se empeña en negar la existencia del aspecto oscuro de la naturaleza humana mediante la difusión del amor-superfície y el tú-todo-lo-puedes, por la otra nos vende extraterrestres expertos en manipulación genética, capaces no sólo de crearnos sino también de gestionar nuestro destino. Es decir, que mientras en su vertiente "optimista", la NewAge habla de amor sin cesar, haciendo oído sordo a la tragedia humana que viven miles de millones de personas por todo el planeta -tragedia que pretende sanear con la marca de tirita de la multinacional Eckhart Tolle-; en su costado "pesimista" nos vende la teoría de la conspiración de los Iluminati (inclúyase 2012) y su anticristo reptilio-demoníaco.
Yo no conozco a nadie que tenga algún asunto serio que resolver que lea a Eckhart Tolle o se tire horas bajando portales de YouTube donde te venden que el rey del mundo es un lagarto. De esa manera, no. Que manipulen nuestra percepción y lo permitamos, es responsabilidad nuestra. Pregonar que la causa de la anorexia la tienen las revistas de moda que difunden imágenes de super-mujeres manipuladas por Photoshop, resulta tan banal como asegurarle a un amigo que ya no podrá pagar la hipoteca de su única vivienda, que detrás de todo ese mal se esconde el bien "porque lo dijo el tao". Esto no es amor ni sabiduría: es una aberración.
Lo vemos todo mal o lo vemos todo bien, pero somos incapaces de contemplar nuestra doble naturaleza desde una perspectiva crítica que sea, además, constructiva. Porque para eso hace falta educación, voluntad, sensatez, una mínima dosis de humildad, empatía -de la verdadera, no de la leída en libros de autoayuda-, coherencia y por supuesto, experiencia. Cuidaos los ideólogos: esto tampoco es una cuestión política. Es, más bien, una cuestión integral.

4 comentarios:

tula dijo...

Nunca mejor dicho, la dictadura de la percepción o la dictadura de la interpretación de la realidad....
..es un secreto a voces que nadie oye.
un beso.

raulovich dijo...

abro el blog y veo otra densa y siempre muy pensada-y sentida- reflexion.
pues si, inevitablemente cada idea y cada corriente crea en este tiempo posideologico y postmoderno , y en este mundo globalizado, una serie de referentes manipulables o manipuladores.NO veo que a aquellos que padecen carencias de todo tipo la respuesta sea TAN SOLO que el origen y realidad de todo su drama está en su propia percepción , está en su actitud, y sin embargo, (E.Tolle mediante, y otr@s también, ¿porque no?) también un cambio de actitud es el rpincipio del cambio de situación , o al menos un intento. No creo en el optimismo, sino en el bien, que es distinto, y que es dificil de desvelar, tal vez imposible en terminos humanos y absolutos, ni veo que se deba ser "positivo", el llamado crecimiento personal no existe sin conocer nuestra sombra y asumirla, la newage es un cuento y la "energia" no es más que materia en movimiento, que ya es mucho.
tu "todo" lo puedes, si dejas de ser "tu".
Repecto a los iluminati, es posible que existan como secta desgajada de una sabiduría antigua, y que al conocer del potencial que tiene unas serie de conocimienots del mundo, las masa , el ser humano, etc , lo utilicencom fuente de poder. es posible nolo se, pero que exiten grupos poderosos que intentan mantenerse ahi encima de todos los que puedasn es cierto y ademas visible. no creo en la "cosnpiranioa" de que lo contrlan todo eso es cocm decir esta escrto , peo algohay.

RAB//. dijo...

Hola chicos. Que hay una conspiración no es que sea posible, es que es evidente: sea para convertirnos en dedales o para ganar más pasta (que lo veo más factible) es obvio que la hay. Mi razonamiento es el siguiente: si realmente existieran los reptiles nanotecnoglógicos, o como querais llamarles, ¿no les convendría a ellos que nosotros, sus manipulados, les convirtiésemos en ciencia ficción? (una variante del mito). Y es lo que he visto en YouTube: cienciaficción de toma y daca, gente esparciendo conspiraciones como el Zara esparce sus pantalones de talla 34 para anoréxicas por medio planeta... Y yo me pregunto, ¿eso es realmente información o es amarillismo?¿Hemos conseguido cambiar algo desde todo ese morbo o sólo hemos enriquecido a sus autores, que como las multinacionales, no tienen ni un nombre ni un CIF demostrables? ¡Y qué más da a estas alturas que sean reptiles, cabezafósforos o humanos quienes gobieran, si hay quienes dicen yo no creo en ellos pero haberlos hailos! Igual que a las brujas, les hemos dado poder. Y si te lo piensas es normal creerlo, es muy lógico, porque estoy segura de que ninguno de nosotros recuerda que haya habido tanta hijaputez antes... y sobre todo, tanta difusión de la hijaputez en oposición a los mensajitos newagers de todo es posible siempre que quieras. Todo el mundo flipa: aquí, al otro lado del charco y al otro lado del Mar Rojo, en todas partes flipamos como personas de a pie que somos. Y ese flipe les conviene. Porque el flipar crea inseguridad, y la inseguridad crea miedo, y el miedo escacez (de todo tipo). Y aquí es cuando entra el costado "optimista" -que no optimizador- de la newage diciendo: "¿ves?¡no mires hacia allí, cree en TiMIsmo que TÚ SOLO puedes, TÚ eres DIOS, vete a vivir a la montaña y da por saco a todos aquellos que no crean lo que tú!" etc, pero la cosa sigue igual. Otro lastre del fascismo pero encubierto.
Lo que creo, al fin de cuentas, en en la vieja escuela. Me he vuelto conservadora de las viejas tradiciones: me da igual si nos gobiernan los lagartos ¡!, me da igual cuál será el nombre de Dios, intento vivir en el lado sencillo de la vida y ser yo misma sin ponerme máscaras. Lo cual me trae problemas, pero no importa. Aunque lo intentara no lograría cambiar: soy así. La verdad está dentro de ti y para cada uno es lo que es. De lo que estoy completamente segura, es de que sin compasión -aunque sea con menos calderilla en el bolsillo- no llegaremos a ninguna parte. Sólo seguiremos construyendo Dioses falsos y nuevas religiones...

Uy, cuánta verborrea ahhhhhhhhhrgggg...

To Kai dijo...

Muy bien dicho.Inmensa entrada!!!
Mis respetos R.A.B.