2/12/10

J.M Caballero Bonald: Defiéndame Dios de mí

Después dirán que subo entradas oscuras...
pero ya quisiera yo haber escrito esto:


Entre muros de vidrio
y de papel, sangrientas láminas
de tinta agraz y vino
intraducible, voy recogiendo
cada furtiva noche alguna
palabra, algún rescoldo
de humildad o de olvido
con que pueda perder
mi lucha contra mí.
Yo imploro al miedo,
a la locura, al delincuente
corazón, para que no mancillen
este piadoso vértigo de tierra
podrida, esta borrosa efigie
del desdén, y que me dejen
desoír los oráculos,
andar a tientas hasta
poder llegar a equivocarme
impunemente, mereciendo
mi propia perdición.
Usurpadores panes, sucios
oros coléricos,
vaso y libro malditos,
libradme del laurel
alevoso, de la paz
enemiga.
¿Quién eres tú
que osas profanar este inviolable
cerco de esclavitud: la mesa vil,
la sábana cobarde, los oficios
degradados del tiempo? ¿Para qué
tanta propiciatoria rebelión?
Nunca
más, nunca más. Estoy solo
mirando las cenizas de la noche
indefensa, los rastros del azar
trunco en vida sin nadie.
Tumba y tesoro, duermo
conspirando conmigo, levantando
setenta veces siete
la bandera del miedo, la culpable
rapiña de los años.
Madre
primera, búscame entre los hijos
de la ira, ciégame el pecho
injusto, restáñame este vidrio
desolado, este papel
escrito para nunca. Aquí
se yergue la equidad de mi derrota.
Defiéndame Dios de mí.

José Manuel Caballero Bonald,a sus 84 alas bien voladas.

Es cortesía de Isla Negra (Gabriel Impaglione).

4 comentarios:

Antonio Tello dijo...

Muy buena elección, Roxana, Caballero Bonald es un grande.

RAB//. dijo...

:)

jcaguirre dijo...

Recuerdo una frase del Maestro Eckhart en la que le pide a Dios que le libre de Dios mismo, es decir, de toda noción, proyección o categorización sobre Dios. Eckhart hablaba directamente del vacío...

RAB//. dijo...

Sea Dios, sea el Diablo, sea uno mismo... la búsqueda del vacío (la no-mente) permanece incólume en lo más profundo, inclusive aunque no se reconozca.