7/12/10

Veneno de hormigas

Pampa Mito... (no te quejés, flaco, que acá fumigan también, sólo que es más sutil).
Vean mi tierra... esa Pampa de planisferio que sale de fondo es la tierra donde nací -bueno, cerca- y el chico que está hablando es un neo-gaucho ex creyente denunciando el ominoso destino del campero marplatense: las fumigaciones. Así como lo oyen: a esta gente la fumigan. Los asesinos no se guardan, como aquí, de ocultarlo: como ya es costumbre por ese lado del mapa, no se van con disimulos.



El sueño del glifosato produce cíclopes:

+info


Cortesía RSA

Photo/post: Tim Biskup (trucada por la autora del blog).

10 comentarios:

Stalker dijo...

Inquietante, RAB...

el ser humano es la plaga: lo estamos destrozando todo...

RAB//. dijo...

Krishnamurti decía que decir una cosa y hacer otra es hipócrita. Pragmatismo puro el del maestro. No sé si lo estamos destrozando todo: lo único que sé es que del arbol caído se hace leña, y luego lo lloramos. Eso es hipócrita. Así desde el más arriba hasta el más abajo. Depredadores por codicia y por elección. Por miedo, por desidia.
Vamos, que inclusive este discursito es en sí una falacia.

tula dijo...

Lo terrible es que el planeta Gaia es una unidad y todo esta interrelacionado....
lo que fumigan aquí afecta a los de allí...y viceversa.
un beso.

Antonio Tello dijo...

Y si no fumigan, siembran soja hasta agotar la tierra, que convertirá lo que antes era fértil, en un erial.

RAB//. dijo...

Es lo que está pasando con la pampa argentina: se está convirtiendo en erial con la soja cutre que siembran. Y sí, Tula, en el planeta Gaia y en todo el universo.
En fin, yo no sé cómo sería en el XIX... pero no hay evidencia de que la pampa se estuviera volviendo amarillenta como hoy. Y eso ya dice mucho del XXI. Nunca ha sido tan aberrante.

hiniare dijo...

Muy interesantes las palabras del Dr. Carrasco sobre el glifosato: la ciencia sirve al mercado. ¿Cuántos años se llevan usando los pesticidas y cuántas veces se ha demostrado lo nocivos que son? Sólo sirven a una agricultura entendida como producción industrial. Si los hielos de la Antártida ya están super-contaminados, ¿durante cuántos milenios pagaremos las consecuencias de lo que se hace ahora? Al final, todos cíclopes y con medio cerebro.

Al menos, usemos el cerebro que nos queda para resistir, como hace la revista Nature, el Dr. Carrasco y tú hablando alto.

jcaguirre dijo...

Las hombres también somos tratados como función de mercado...

Anónimo dijo...

Gracias RAB
y a todos tus lectores.
un abrazo
rsa

a seguir...

RAB//. dijo...

Aquí estamos
para entretener al personal con nuestras noticias envenenadas de glifosato y nuestros petroglifos virtuales en forma de martillo. Igual mucho quorum no hay. Así que si nos cae la nevada, a no quejarse.

¿Los humanos somos tratados como función de mercado? Carlos, en ciertas regiones de la tierra los humanos ni siquiera son tratados como función de mercado, diréctamente son exterminados como las hormigas. En realidad esas personas no representan inconveniente alguno para el mercado, ¡qué digo!, en realidad esas personas no existen... y ni siquiera se las considera un daño colateral.

Advertir la tragedia encubierta que hay detrás de todo esto resulta incómodo. Ya no sé cómo gritarlo, y visto lo visto pues... estoy pensando en dejarde gritar :) La vida no debería tomarse tan en serio :) Las personas no deberían tomarse tan en serio :) Mejor dejar que otros hagan y deshagan :D No veo dónde está la diferencia, si envias docenas de emails y no te los responden, si medio planeta asiente y la otra mitad agacha la cabeza, si todo es una gran mentira consentida a tope por los vendedores de fórmulas -como dice Chantal Maillard, otra adquisición vía Stalker- y la falacia está a la vista, y aunque esté en nuestras manos cambiarla, no se ve mucho movimiento al respecto (no conviene: ya se ha adquirido mucho).

No nos engañemos, pues, y a gozar. A gozar hasta que se acabe, readquiriendo la filosofía más básica y primitiva de la historia del mundo: que gane el más fuerte.

:+

jcaguirre dijo...

que buena Chantal Maillard