31/10/10

Territorios

Por ese camino ya no hay vuelta atrás:
marca territorio el deseo.

Aspira fuerte y exhala: remóntalo. Inhala.
Transpira fuerte la adyacencia a la próxima sílaba
que pretenda habitar el futuro. Vuelve a exhalar.
El deseo fuerza la palabra mientras respiras.

Por ese camino ya no hay vuelta atrás:
marca territorio el vacío.

Aspira fuerte y exhala: no fuerces nada.
Viento que tuerce el destino del pétalo
que no habita. Vuelve a inhalar.
Nada fuerza el vacío mientras respiras.

RAB



En pos de su nivel se lanza el río
por el gran desnivel de los breñales,
el aire es vendaval, y hay vendavales
por la ley del no fin, del no vacío,
la más hermosa espiga del estío
ni sueña con el pan en los trigales,
el más dulce panal de los panales
no declaró jamás: yo no soy mío.
Y el sol, el padre sol, el raudo foco
que fomenta la vida en la Natura,
por calentar los polos no se apura,
ni se desvía un ápice tampoco:
¡Todo lo alcanzarás, solemne loco,
siempre que lo permita tu estatura! 

Vera violeta, Pedro Bonifacio Palacios (Almafuerte)

3 comentarios:

Antonio Tello dijo...

A veces la poesía nos dice cosas, que nuestra mente ignora. "Nada fuerza el vacío mientras respiras", es verdad, pero mientras respiras resistes para que el "deseo" encuentre la voluntad que nos dé fuerzas para seguir. Un fuerte abrazo.

RAB//. dijo...

Sí, bueno, supongo que desde cierta perspectiva puede interpretarse así. Lo que sucede es que este poema iba a llamarse "Meditación", pero he querido llevarlo a otro contexto.
:+

Ana María López dijo...

Hola! me encanto su pagina!!

Me llamo Ana Maria y soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me gusto mucho su pagina y le felicito por hacer un buen trabajo. Le cuento que me encuentro construyendo alianzas con webs amigas para asi atraer mas visitantes y poder hacer mas conocida mi web. Por ello, me encantaria contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

Si esta de acuerdo. Hagamelo saber.

Suerte con su web!
Ana Maria